Disfagia

Es la alteración o dificultad para realizar el proceso de deglución de manera segura y eficaz. La disfagia es un síntoma y puede ser secundaria a muchas patologías diferentes. Puede aparecer por alteraciones estructurales (disfagia estructural), secundaria generalmente a tumores (tumores de cabeza y cuello y esofágicos), o por alteración de la función de la deglución (disfagia neurógena), causada por patologías neurológicas (enfermedad de Alzheimer, Esclerosis Lateral Amiotrófica, Ictus, Enfermedad de Parkinson, etc.). La dificultad para tragar puede aparecer con alimentos de diferentes texturas, generalmente la disfagia a líquidos nos orienta a una causa neurológica y la disfagia a alimentos sólidos nos suele indicar un problema estructural. Es muy importante hacer una correcta evaluación de este síntoma, ya que no deglutir de forma segura puede tener consecuencias tales como infecciones respiratorias por aspiración de los alimentos, o en algunos casos incluso deshidratación y desnutrición.

Existen distintos test para evaluar la disfagia, el más usado es el test de volumen-viscosidad (MECV-V), y pruebas como la videofluoroscopia para evaluar en qué fase de la deglución hay problemas. Una vez se confirma la existencia de la disfagia hay que evaluar qué textura es la adecuada para el paciente, con la que se consigue una deglución segura.

En una primera fase la administración de espesantes como el Bi1 espesante, puede ser suficiente para aumentar la consistencia de los alimentos líquidos y evitar episodios de aspiración.

Si la disfagia es marcada, puede dificultar la ingesta e impedir que el paciente mantenga un buen estado nutricional. Generalmente en las patologías neurológicas este síntoma se va agravando y la desnutrición, a su vez, empeora el pronóstico de la enfermedad. En estos casos, hay que valorar la posibilidad de suplementos nutricionales, según la patología de base: hipercalórico/normoproteico (Bi1 plus) o hipercalórico/hiperproteico (Bi1 HP/HC) o normocalórico/normoproteico con fibra (Bi1 fibra), porque las patologías neurológicas suelen acompañarse de estreñimiento con frecuencia. A estos suplementos se les puede añadir espesante para conseguir una textura que permita una deglución segura y eficaz.

"Según art. 15 de la Ley de Garantías y Uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, esta información está dirigida a los profesionales sanitarios que ejerzan en España y estén sometidos a la legislación española".
"ADVENTIA no se hace responsable del uso ilegal, indebido o por la manipulación de los contenidos e informaciones de esta página. Tanto el acceso como el uso de la información y contenidos de esta web será exclusivamente responsabilidad de quién la realice".