Oncología

La desnutrición en el cáncer tiene una prevalencia muy elevada, con el 15-40% de los tumores asociados a desnutrición en el momento del diagnóstico y más del 80% cuando la enfermedad está avanzada.

Existen muchos factores en el cáncer que afectan al estado nutricional, se produce una disminución de la ingesta, un aumento de los requerimientos y una mayor pérdida de nutrientes.

El tumor segrega sustancias que aumentan la inflamación y producen pérdida de apetito, además la anorexia puede aparecer como efecto secundario del tratamiento. Otro síntoma frecuente es la disfagia, por la localización tumoral (tumores de cabeza y cuello o esófago), también secundaria a mucositis por el tratamiento, tras la cirugía del tumor, etc., que puede contribuir al empeoramiento del estado nutricional. Esta suma de factores se traduce generalmente en pérdida de peso importante y desnutrición, que empeora el pronóstico de estos pacientes, disminuyendo su supervivencia y la respuesta al tratamiento.

Por todo esto la nutrición es un pilar fundamental en el paciente oncológico y hay que asegurar un buen estado nutricional como parte importante del tratamiento.

En el cáncer existe hipercatabolismo estando aumentados los requerimientos tanto de calorías como de proteínas.

Si no es posible cubrir completamente estas necesidades a través de la dieta, se recomienda la suplementación con fórmulas hipercalóricas/hiperproteicas.

“In accordance with article 15 of the Spanish Law on Guarantees and Rational Use of Medicines and Healthcare products, the information set out in the following sections is aimed for healthcare professionals who carry out their activities in Spain and are subject to Spanish law.”
“Under no circumstances does ADVENTIA assume any liability for any injury that might result from illegal or improper use of this website. Both access to this web site and the use made of the information contained herein is the exclusive responsibility of the user.”