El pasado 23 de marzo Adventia organizó una jornada formativa para enfermería de oncología sobre actualización en la detección, diagnóstico y tratamiento de la desnutrición en el paciente oncológico en Lerma (Burgos).

El objetivo principal de la jornada fue realizar una actualización y formación sobre la desnutrición del paciente oncológico. Su prevalencia y repercusión clínica, su detección precoz a través del cribado nutricional, su diagnóstico a través de los criterios GLIM 2018, así como la selección del tratamiento nutricional más adecuado (descartando aquellos que no sean específicos y que no cumplan las recomendaciones para paciente oncológico), fueron los puntos clave de esta jornada.

En este marco, Bi1 Procare se mostró como la dieta más adecuada para el paciente oncológico, ya que se ajusta a las Guías Clínicas de Nutrición en Paciente Oncológico de ESPEN 2017 (European Society for Clinical Nutrition and Metabolism) y de SEOM 2019 (Sociedad Española de Oncología Médica).

Las Guías Clínicas de Nutrición en Paciente Oncológico de ESPEN 2017 y de SEOM 2019 recomiendan fórmulas hipercalóricas e hiperprotéicas con bajo aporte de hidratos de carbono y un contenido adecuado de EPA y DHA. Bi1 Procare ha sido diseñada y formulada siguiendo estas recomendaciones y cubre las necesidades nutricionales del paciente oncológico en cualquier etapa de su enfermedad y tratamiento antineoplásico que reciba quimioterapia, radioterapia o cirugía.

La ponente, la Dra. Alicia Calleja, destacó la importancia de la detección y tratamiento precoz y específico de la desnutrición en el paciente oncológico: "garantizar un adecuado estado nutricional del paciente oncológico supone un aspecto clave para mejorar la tolerancia a los tratamientos antineoplásicos, mejorar su calidad de vida y aumentar su supervivencia”.